Convierten un BMW en una piscina móvil y los detiene la policía