Científicos aseguran: lo ideal es bañarse cada dos o tres días