China quiere clonar la inteligencia