web analytics

Lleva 39 años con un brazo alzado





 
Las promesas religiosas producen milagros. Hace 30 años, corría el año 1970 cuando el Sr Amar Bharati, en ese entonces con mujer y tres hijos, decidió dejar todo lo material y convertirse en un monje errante. Después de tres años, en el año 1973, comprendió que aun no había podido despojarse completamente de sus aficiones y placeres y se comprometió a no bajar nunca más su mano derecha, la cual alzo en nombre de Shivá.
 
Después de 39 años, Bharati, mantiene su promesa de forma inalterable. Ahora su mano esta deformada y no es capaz de moverla. Esta totalmente atrofiada.
 
Los Shadu, como Amar, son personas que reniegan y renuncian a la vida material y se dedican completamente a la religión, algo bastante común en la cultura india.
 
Amar, aduce que por mucho tiempo sufrió horribles dolores, pero que todo el sufrimiento no pudo quebrar su voluntad.
 
En la India, centenares de personas crean una familia y desde el punto de vista occidental y capitalista llevan una vida normal. En determinado momento de su vida deciden abandonar su hogar y convertirse en monjes errantes. Donde ya no cuentan con placeres materiales, renunciando completamente y entregándose netamente a placeres espirituales según sus creencias.
 
 




 

Leave a Reply

Your email address will not be published.