web analytics

Intentaba demoler el garaje de su casa y se derrumba sobre él

Jake Weir, de 33 años, sobrevive milagrosamente después de que 33 toneladas de ladrillos caen sobre el cuanto intentaba demoler el garaje de su casa.

Jake, quería hacer una extensión de su casa y para ello se propuso demoler el garaje. Imprevistamente la construcción se derrumba, cayendo en parte sobre él.

Amigos lograron desenterrarlo de los restos de escombros  y fue llevado al hospital con graves daños en una de sus piernas.

Los médicos del Queens Medical Centre de Nottingham le dijeron que probablemente perdería la pierna. Pero después de someterse a una operación de seis horas, durante las cuales los cirujanos implantaron plantillas de metal y reconstituyeron sus ligamentos y tendones, la extremidad se salvó.







Jake es un ex paracaidista y no puede borrar la imagen de la pared explotando y golpeando sobre su cara.

“Todavía estaba consciente, miré y pensé tengo que salir de aquí. Honestamente, pensé que me había ido, pensé que eso era todo”.

“Pensé que iba a morir, pero cuando vi el polvo y parte de ladrillos me di cuenta que todavía estaba vivo, ello movilizo mi adrenalina y empecé a arrastrarme”.

“Me incorporé de los escombros y mire hacia abajo para ver mis piernas, no podía sentir ningún dolor, aunque mis piernas sangraban. Fue una sensación extraña, estaba entumecido.”

“Sin duda fue una llamada de atención que hace que tu vida se vea en perspectiva. Estoy muy agradecido que estor vivo.”

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.