web analytics

Después 35 años juntos, una pareja se separó por sus diferencias políticas

Una pareja en la ciudad de Tandil, Argentina, se separa después de 35 años de convivencia por diferencias irreconciliables en opinión al gobierno nacional.

“Nos separó el kirchnerismo, aunque a usted le parezca mentira”, dice Raúl flamante divorciado.

Raúl, es docente y su “ex” mujer bibliotecaria. La política no había sido nunca un tema de disenso profundo entre ellos. Hasta que apareció el Kirchnerismo…

“Veníamos bien hasta que apareció el Tuerto”, expresó Raúl; aunque el “tuerto” pareciera ser una especie de amante con quien lo engañara, se refiere al expresidente de Argentina, Néstor Kirchner.

“Fue un proceso lento. Teresa se fue fanatizando con Cristina al mismo ritmo con que yo me iba llenando las pelotas, con perdón por la palabra”, señala el docente.

Lo peor es que al final ya discutíamos por cualquier cosa, pero lo más triste es que el mejor momento de la familia se arruinaba sin remedio. A la noche cuando nos sentábamos a cenar ella quería ver 678 y yo a A dos voces. Primero compartimos el control remoto, en las tandas mirábamos un rato cada uno. Hasta que inevitablemente terminábamos a las puteadas. Al final yo terminaba comiendo en la pieza, sentado en la cama mirando el otro televisor. ¿Qué pareja puede aguantar así?”, dice Raúl.







Desde la Asignación Universal por Hijo (“Que para para mí es un estímulo a la vagancia y para mi ex es la medida más progresista que hizo Cristina por los pobres”), pasando por la ley de matrimonio igualitario, la ley de medios, el cepo al dólar, la democratización de la Justicia y todas y cada una de las políticas implementadas por el kirchnerismo, el matrimonio no tuvo paz ni un solo instante de dicha. “Lo peor de todo es que yo toda la vida leí el Clarín ¿sabe? Y de un día para otro a la señora se le antojó que ese diario nunca más iba a entrar en nuestra casa. El colmo fue lo que me dijo: ‘Elegí: o Magnetto o yo’. Una locura total”.

Los cortocircuitos se hicieron cada vez más feroces. El resto de la familia comenzó a involucrarse en las disputas maritales con resultados catastróficos: Raúl se peleó con su cuñada y hasta con “mi hijo, el del medio”, que empezó a militar en la Cámpora. En un momento de la relación, el rechazo visceral y automático anuló a la fuerza de los argumentos: “Es probable que yo con Cristina tenga una cuestión de piel. Me parece arrogante y soberbia, no soporto escucharla. Pero el asunto llegó a un punto sin retorno cuando en el día sagrado de cualquier familia bien constituida, el domingo, apareció por la tele el gordo Lanata. Eso fue el acabóse, sobre todo para Teresa”, cuenta el docente. Cuando el periodista habló de la bóveda de los Kirchner en el Calafate, los cónyuges –que estaban viendo el programa cada uno en su propia televisión- se cruzaron en el pasillo que conduce al baño ladrándose con la mirada, con un odio feroz, como si fueran dos enemigos conviviendo bajo el mismo techo.

El final se precipitó con naturalidad, el día después de la conjetural bóveda; el telón cayó como una puerta vencida. “Así la cosa no daba para más. Teresa hizo el mate, nos sentamos a charlar y  llegamos a la conclusión de que lo mejor era tomarnos un tiempo, por lo menos hasta ver qué nos pasaba una vez que dejáramos de pelear por política”, dice Raúl. Y lo que ocurrió, a juzgar por su propia confesión, resulta tan increíble como cierto: “A los dos nos sobrevino algo muy parecido a la paz”, revela.

El docente se fue a vivir a un departamento que había construido con la intención de alquilarlo a estudiantes. Y Teresa se quedó en su casa donde Pajarito, el canillita del barrio, ya no le pasa el Clarín bajo la puerta…

Fuente: eldiariodetandil.com/

Leave a Reply

Your email address will not be published.