web analytics

Artista, cocino y comió su propio hueso de la cadera

"Yo sólo quería utilizarlo en mi arte. Yo no sabía en ese momento que iba a hervirlo y comerlo", dijo Alexander.

Alexander Selvik Wengshoel




Un artista noruego  cocino su propio hueso de la cadera y luego comió la carne con un poco de puré de papas y un vaso de vino.

Justamente por estos pagos de planeta, comienzan a sentirse los primeros fríos y tuve unas ganas alocadas de comer un buen puchero. Hasta hoy…

Alexander Selvik Wengshoel, de 25 años de edad, hizo el anuncio de lo ocurrido al inaugurar su propia muestra de arte. Su hueso de la cadera se muestra junto a un video de la operación que se realizó.

Wengshoel, cuenta que paso más de un año tratando de convencer a sus médicos para que le permitieran filmar la operación de reemplazo de cadera y además poder guardar su propio hueso.

“Yo sólo quería utilizarlo en mi arte. Yo no sabía en ese momento que iba a hervirlo y  comerlo”, dijo Alexander.

Alexander, cuenta que en un momento se le paso por la cabeza comer su propio su hueso. “No todos los días voy a tener en mi posesión un pedazo de carne humana, que es mía y que es posible comerla.”

“Mientras mi novia estaba en el trabajo, me hice la cena, aproveche la oportunidad de estar solo y tener mi propio hueso de la cadera”, cuenta.

Alexander, nació con una cadera deforme y soporto años en una silla de ruedas o utilizando muletas. Se sometió a una serie de operaciones fallidas, hasta que finalmente se sometió a un reemplazo de cadera a los 21 años de edad”







“Después de todo el dolor que soporte, comer mi propia cadera, es como una especie de catarsis.”

“El hueso de la cadera ha sido un problema para mí durante más de 20 años”, explicó. “Había sido muy duro tenerlo en mi cuerpo, y cuando lo saqué, se convirtió en algo más, algo romántico. Fue un proceso natural que sentí que tenía que hacer para seguir adelante.”

Admitió que después de la operación, el  hueso no tenía suficiente carne para constituir una comida real. “En realidad más que una comida, fue un aperitivo”, dijo. “Tenía sabor a oveja salvaje”.

Alexander, admite que su proyecto de arte provoco “diferentes reacciones” en su colegio.

“A algunos les gusta, algunos entienden, otros lo odian, algunos realmente se enojan y empieza a gritarme ‘esto no es arte”. Es todo el espectro de los sentimientos y las reacciones “, dijo. “Es bueno que la gente piense acerca de sus propios cuerpos y tenga su propia opinión sobre sus cuerpos, y lo que es posible hacer con el cuerpo. Yo sólo trabajo con mi propio cuerpo. Ese es mi lienzo.”

Cuando un periodista local le pregunta si toda la historia es una broma, él respondió “Es cierto”. “Usted puede creer o no, eso puramente depende de ti”, dijo. “Yo no estoy aquí para convencer a nadie y decir ‘sí, sí, realmente lo hice’. La historia es la historia. No está en mí  hacer que la gente me crea. Sólo lo estoy diciendo.”

En la imagen de abajo, Wengshoel posa delante del hueso de la cadera de la que afirma haber eliminado la carne:

Alexander Selvik Wengshoel- cadera hueso

Leave a Reply

Your email address will not be published.